Feeds:
Entradas
Comentarios

Queridismo Javier querias que te hablará de los sitios que más me gustan de Londres.
Pues bien,empezaré por Camden Town unos de los muchísimos mercados que se encuentran en allí.Camden Town es una estación de la Northern Line, situada en el Barrio Londinense de Camden. Sin embargo, las inmediaciones de la estación son famosas por albergar uno de los mercados callejeros más variados y extravagantes de todo Londres.Puedes encontrarte todo tipo comida desde africana hasta la española,también venden todo tipo de cosas ya se de segunda mano o importadas de otros paises.Otra peculariedad es la gente que te puedes encontrar alli,aparte de mucha gente extranjera visitando el mercado,punkies con sus grandes crestas rosas,bohemios,mucha gente en bicicleta pedaleando al lado del rio Támesis (que pasa por alli) e incluso te puedes cruzar con Amy Winehouse o Duffy.Camden Town es vista como la capital del rock alternativo de Gran Bretaña y, por extensión, probablemente del mundo.

Otro sitio que de verdad me gusta y me parece interesante ya que siempre hay algo ocurriendo alli es Hyde Park.Hyde Park es uno de los parques más grandes en Londres central, Inglaterra y uno de los Parques Reales de Londres, famoso por su Speakers’ Corner.En el speaker’s corner cualquier persona puede ir a esa parte de parque y decir lo que piensa,bueno mas bien chillar lo que piensa.La gente si le interesa te hace preguntas,te expresa su opinión o puede incluso abuchearte.Suelen dicutirse temas religiosos y de política.El parque está dividido en dos por el lago Serpentine. Esta a continuación con los Kensington Gardens; aunque a veces se asume que son parte de Hyde Park..

Hay muchisimos más sitios que me encantan de Londres,en realidad todo Londres es único.Pero te quiero destacar esos sitios porque cuando fui fueron unos de los que mas me llamaron la atención.

Bueno querido amigo,espero que tu ahora me deleites con algún cuadro que te guste o tuyo propio.

Muchos besacos gordos pa’ ti!

Anuncios

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Paseando entre los rascacielos del barrio financiero de Londres, y viendo a todos los ejecutivos ajetreados, realmente piensas que estás gastando dinero con solo respirar. 250 bancos en un 1.5 km cuadrados, entre estas sedes financieras cabe destacar la Sede de la Bolsa de Londres y el Banco de Inglaterra.

Imagen de la Catedral de St PaulFachada de la catedral de St Paul

Este barrio, poco turístico a primera vista, encierra la obra maestra de Christopher Wren, La catedral se St Paul, la cual terminó en 1710 y también la cual se convirtió en su última morada. Reconstruido después de que el templo precedente fuera devorado por las llamas del Gran Incendio. Es también un símbolo de resistencia y orgullo, pues salió milagrosamente ilesa del Blitz.

En este barrio también tenemos la Torre de Londres, con una historia sangrienta y fascinante, pero también con una entrada cara, muy cara. Cuenta la leyenda, que si los cuervos abandonan la torre, esta se derrumbará, y una gran desgracia se cernirá sobre Inglaterra.

 

 

 

Por último en esta excursión, pero no menos importante, tenemos Tower Bridge, posiblemente el 2º monumento más emblemático de la ciudad después del Big Ben. Pero algo muy importante, la mayoría de la gente confunde este puente con el Puente de Londres, y no, la típica postal de ese puente (que atraviesa el Támesis sí, está en Londres, pero no es el Puente de Londres) Imagen de Tower BridgeVistas desde Tower Bridge

Bien, ahora procederé a hablar sobre varios puntos importantes de Londres no turísticos.

Se pueden conseguir mapas de la ciudad en internet, mapas de metro, de las líneas de autobuses, y de la misma ciudad. Pero pueden perderse o romperse. Yo me los descargué en el móvil, de la siguiente dirección: http://www.getjar.com Ahí podrás encontrarlos.

Hablando de transporte, la manera más económica de moverse por Londres es en el Tube, y la mejor forma de pagar es con la Oyster Card, recordad este nombre, os ahorrará muchas libras. La puedes utilizar en el autobús, en el metro, en incluso en algunos trenes. Se puede hacer de prepago, o también con un precio fijo que ocupa todo un día o toda una semana, pues el viaje no durará más. También depende de las zonas por las que viajes, así que, ¡ojo! A pesar de ser mucho más barato que pagar en efectivo, si alguna vez os encontráis la puerta abierta, no caigáis en la tentación de no pasar la tarjeta, pues tendrás que pasarla al salir, y te cobrarán la máxima tarifa por no haberlo hecho antes. Realmente, te puede salir más caro el metro que el viaje en avión…

A un viaje de tren se puede visitar Stonehenge, Oxford, Cambridge (del cual haré una entrada más adelante) Ely, Stratford-Upon-Avon….

Dentro de Londres, hay una perspectiva muy interesante de hacer paseos guiados muy baratos, llamados London Walks, aquí tenéis la dirección: http://www.walks.com/

En cuanto al alojamiento, la única vez que dormí en Londres lo hice en el Hostel 639, realmente barato, por 10 libras la noche más el desayuno… pero… y a pesar de que la decoración me encantaba… la habitación era de 8 literas, con la ducha en la misma habitación, ¡en la misma habitación! ¡¡¡Una ducha en la misma puñetera habitación con 6 desconocidos!!! Jamás, jamás pensaba que el simple hecho de ducharse llegaría a ser tan terrorífico. Entrar en ese cubículo, con la alcachofa rota… teniendo que sujetar con una mano el grifo, y con otra la puerta, que se abría, mientras intentabas descifrar el francés canadiense del pelirrojo con el francés del chico de Toulousse con el pelo afro, para luego al salir no saber si decir hola, o  qué tal, o cualquier cosa, porque da igual, diga lo que digas en esa situación, ¡sonará raro! ¡más aún si dudas de decirlo en francés, inglés, o con signos! bueno no, ¡con signos no porque tienes que estar sujetando la toalla! En fin… Aparte de ellos, también estaba un inglés que solo iba a dormir, y las demás literas vacías. Volveré si puedo llenar la habitación de gente conocida y de confianza, sino…

Aparte de todas estas incidencias, el ambiente del hostal era insuperable, y la decoración me encantaba, mirad algunas fotos que hice:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sí, extraño título, pero es que el British Museum está emplazado muy cerca de Oxford Street la calle comercial de Londres por excelencia, sin mencionar Portobello Road (en West London, donde está la tienda donde se rodaron escenas de Notting Hill con Hugh Grant y Julia Roberts, también muy interesante el carnaval de Notting Hill, a finales de Agosto) y Camdem Town, que aunque siga siendo un mercadillo importante, aunque sucio y ruidoso, sus días de gloria ya pasaron.

Interior British Museum, Great CourtEntrada principal British Museum

El British Museum (10:00 – 17:30 sa-mi, es una de las atracciones más visitadas de Londres, y uno de los mejores y más antiguos museos del mundo. Es enorme, aunque hay circuitos eyeOpener gratuitos por las distintas galerías, de 50 min de duración. A mi particularmente me gusta la galería del Asia occidental. A continuación, la lista de imprescindibles en el British:

Great Court: es el patio principal, lo primero que nos encontramos al entrar, un impresionante armazón de cristal y acero

Reading Room: la antigua British Library, antiguamente frecuentada por Gandhi, Wilde, Marx, Lenin, Dickens…

La piedra Rosetta: descubierta en 1799, es una de las joyas del museo. Fue la clave para descifrar la escritura jeroglífica.

Los frisos del Partenón: el gobierno griego lo reclama desde hace años, no se repatrió por la excusa de no tener el espacio idóneo para conservarlo, para lo que se construyó ex profeso el Museo de la Acrópolis en Atenas. Pero el British solo se lo cedería por periodos de pocos meses, propuesta rechazada por el país heleno. Movida…

la calavera del Espejo Humeante.

Mucho más lejano, concretamente den el barrio de Hyde Park, encontramos el Natural History Museum, aquí tenéis algunas fotos:

Exterior del Museo de Historia NaturalInterior del Museo de Historia NaturalFoto del Natural History Museum

Tras haber vuelto al hotel y haber cenado (si os habéis hecho un sandwich, habéis pedido algo, o tenéis la gran suerte de tener la cena cubierta) salimos de nuevo a la capital cultural de Europa. Nos dirigimos a la estación de metro más cercana, la cual en mi caso era la de Kensal Green. De allí vamos a la de Piccadilly Circus, en la que ya hemos estado antes. Pero ahora hay una gran diferencia. Es de noche. Salís de la estación, y os encontraréis con un bullicio de gente, y la típica estampa que adorna miles de fondos de pantalla, Piccadilly Circus iluminado por los carteles publicitarios.

Vista de Piccadilly Circus de noche

Nos dirijimos a Chinatown, la cual de noche adquiere un tono distinto, más atrevido, casi como la ambientación de un vulgar lupanar asiático, farolillos rojos por todas partes.

Chinatown de noche

Atravesándolo en dirección a la puerta septentrional (donde hay una escripción que antes sabía lo que significaba, pero se me ha olvidado…), encontraremos la zona del Soho, allí, uno de los locales que más me gustaron fue Heaven, con buena música y bebida a buen precio. Si no, también se puede ir al Ku Bar, las copas son baratas, y el bar está muy bien ambientado, en todos los sentidos. Aviso: la planta baja también es un bar, con literas y todo para recostarse, pero la planta de arriba es un laberinto oscuro, ahí lo dejo.

Sino, hay una amplia oferta de pubs varios, no solo en la zona del Soho, también estuve en otro bar de Candem Town, llamado Underworld… Metallica, Black Sabbath, Sepultura… heavy metal del duro, y yo fui vestido con una chaqueta blanca con un ideograma japonés que rezaba: coraje. Sí, el que me hizo falta para entrar ahí

Ya que sale el tema del Londres de ambiente, aprovecharé para escribir aquí algunas cosas y así no tengo que hacer otra entrada. Hay una libreria, cerca del British Museum, llamada Gay’s the word donde tienen cualquier novela, cómic, manga o cualquier historia escrita de temática homosexual u homoerótica.

En lo que respecta a los clubes, a pesar de que solo estuve en dos, tengo entendido que los hay de todo tipo y para todo tipo de gente, la oferta es grande, aunque en algunos locales tristemente no se admite el paso a mujeres y a heterosexuales. Debido a su originalidad, extravagancia y diversidad Londres es un imán para viajeros, empresarios y freaks desde tiempos inmemoriales. Si Madonna fuera una ciudad, sería Londres.

 

Una vez hemos acabado de reponer fuerzas, nos dirigimos a la estación de metro Piccadilly Circus (hay numerosos mapas de las líneas dentro de las estaciones, pero es muy útil recoger un mapa, o bajarse uno en el móvil, más adelante explicaré cómo) Respecto al metro, y la manera más económica de viajar, yo prefiero usar la Oyster Card, de la cuál hablaré en otra entrada.

Una vez llegados a la estación de metro de Westmisnter, nada más salir nos encontraremos de cara con el Big Ben, encabezando la torre del Parlamento. En realidad, el Big Ben no es el reloj, sino la gran campana que cuelga en su interior, que debe su nombre al jefe de obras de la torre. Tanto la Cámara de los Comunes como la de los Lores tienen ambas galerías para los visitantes, e incluso es posible asistir a alguna asamblea pidiendo reserva a través de la embajada.

Justo enfrente del Parlamento, y una vez que ya nos hayamos hartado de hacer fotos desde todas las perspectivas posibles del Big Ben, tenemos Westminster Abbey, más impresionante por fuera que por dentro, atiborrada de pequeñas capillas, tumbas de la monarquía y monumentos dedicados a personajes ilustres de todos los tiempos. Una de las iglesias más visitadas de la cristiandad, en definitiva. Entrar o no dependerá de vuestro tiempo y presupuesto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Atravesando Westmister Bridge, nos encontraremos con el London Eye, que técnicamente no pertenece al barrio del West End, sino a Waterloo (bautizado así en honor al campo de Bélgica donde el duque de Wellington detuvo el avance europeo de Napoleón) pero como en este barrio no hay muchos lugares de interés, exceptuando el Shakespeare’s Globe y el Tate Modern. Ahora el London Eye se ha convertido en uno de los enclaves turísticos de Londres desde que empezara a girar en el 2000, aunque iba a ser una atracción temporal, pero al final se quedó (sí, tal y cómo habéis pensado, igualito que otro monumento al que tengo pensado hacerle otra entrada XD) La noria más alta del mundo, con 135 m, y una vuelta entera en ella requiere 30 min (en momentos como este me da pena no acordarme de las fórmulas de física sobre el movimiento circular uniforme…) si hay suerte y el tiempo lo permite, se podrá observar una panorámica de Londres a 40 km de distancia.

Y ahora, a descansar otra vez, cenar y arreglarse, ¡y de marcha!

A ver, no es cosa de agobiarse cuando tienes por delante todo un día de turismo en Londres, simplemente, recuerda, dormir y comer estarán de más, y no serás consciente de las ampollas que te han salido en los pies hasta que Ryanair te traiga de vuelta a España.

Digamos que estás en un B&B (lo contaré desde mi experiencia), como en el que yo me alojé Hostel 639, en fin, el desayuno suele acabar sobre las 09:00, aunque sobre esa ahora ya deberíais estar en camino, así que lo mejor es levantarse a las 07:30 (vamos, no pongáis esa cara, estamos acostumbrados a hacerlo para estudiar, merece la pena hacerlo para disfrutar, ¿no?)

Nos dirigimos al metro, y vamos a la  parada de Charing Cross, a la que deberíamos llegar sobre las 09:00 (más adelante sabréis para qué tanto control del tiempo), de allí nos dirigimos a Trafalgar Square, donde podremos fundir el flash de nuestra cámara a golpe de fotografía. El sitio escogido para celebrar la Nochevieja en Londres, y cualquier otro tipo de congregación multitudinaria. En ella podremos encontrar la National Gallery (de entrada gratis, así que si hay tiempo merece echar un vistazo para encontrar cuadros como Venus y Marte de Botticelli; Baco y Ariadna, de Tiziano; Los Girasoles de Van Gogh…) En el medio de la plaza se alza la columna de Nelson, de 52 metros de altura, que conmemora la victoria de Nelson sobre Napoleón en el cabo de Trafalgar en 1805. Al suroeste de Trafalgar Square, merece la pena ver el Admiralty Arch, un señorial monumento eduardiano, un arco de piedra de tres ojos en honor a la reina Victoria. La puerta central solo se abre para desfiles reales y visitas de Estado.

Imagen del Admiralty ArchVista Trafalgar Square con National GalleryYo montando uno de los leones de Trafalgar Square

Siguiendo la calle The Mall, en la cual ya nos paramos a admirar el Admiralty Arch, llegaremos a St Jame’s Park (¿cómo vais de tiempo? si son entre las 10:00 y las 10:30 vais bien, este paseo es relajado, y acaba a la hora de la comida, por lo que no es necesario apresurarse, podemos tomarnos el tiempo que haga falta) St Jame’s Park es uno de los parques más pequeños pero más bonitos de Londres, desde el cual podemos obtener unas vistas increíbles, sobre todo del puente que cruza el lago, dónde conseguiremos una panorámica excelente del palacio de Buckingham. Hay todo tipo de aves, patos, ocas, cisnes, ¡y hasta pelícanos! Si hay tiempo sería interesante acercarse por el Palacio de St James (pero según mi opinión no merece mucho la pena, además, es idéntico a una de las facultades de la universidad de Cambridge…)

Foto del 2009 en St Jame's ParkPelícanos en St Jame's Park

Atravesando St Jame’s Park llegaremos por fin al Buckingham Palace, morada de la familia real en Londres desde 1837, porque el palacio de St James quedó anticuado no era lo suficientemente impresionante. Encabezado por el monumento a la Reina Victoria, de 25 metros de altura (el monumento, no la reina) Se puede entrar en el palacio, en verano (agosto y septiembre más concretamente, que es cuando Su Majestad está de vacaciones en Escocia), y pagando la correspondiente tarifa, pero solo están abiertas al público 19 de sus 661 habitaciones. Si habéis llegado sobre las 11:20 , entonces enhorabuena, a las 11:30 es el cambio de guardia, La vieja guardia termina el servicio y es reemplazada por la nueva en el patio delantero del palacio de Buckingham (a ver, es interesante, pero al fin y al cabo son solo soldados uniformados de un rojo brillante que levantan mucho las rodillas y vociferan, quedarse o no está a vuestra elección)

Vista del Buckingham PalaceYo, desquiciado por no poder ver a la ReinaEl cambio de Guardia

Al norte del palacio de Buckingham, está Green Park, menos ajardinado que su vecino St Jame’s, pero con unos impresionantes robles centenarios y unos prados agrestes, antaño fue un campo de duelos, y durante la 2º Guerra Mundial sirvió de huerto.

Atravesando Green Park hacia el norte nos encontraremos con la calle Piccadilly, y en la esquina del parque se asienta el Ritz, cuyo té es famoso (yo no lo he probado, tenía pinta de ser bastante caro) Antes de llegar al final de la calle hay algunos sitios interesantes, como Minamoto Kitchoan, una famosa tienda japonesa de dulces; St Jame’s Piccadilly, la única iglesia que Christopher Wren construyó desde cero, su único lienzo en blanco, pues casi todas las demás fueron restauraciones del Gran Incendio de 1666 (si es martes, encontraréis un mercadillo de antigüedades y una feria de artesanía de miercolés a domingo) También merece la pena pasar por St Jame’s Square y por la Royal Academy of Arts (primera escuela de arte de Gran Bretaña fundada en 1768, un lugar fenomenal para ver arte gratis)

Y por fin, llegamos a Piccadilly Circus, con Eros gobernando la plaza (originalmente no era Eros, el dios del amor, sino un ángel infantil en honor a cierto lord filántropo y perseguidor del trabajo infantil) Es el principal punto de encuentro para jóvenes, aunque también están los encabritados caballos de Helios en la misma esquina de la plaza, mucho menos concurrida. Al este de la plaza se encuentra el Trocadero, donde se puede encontrar de todo para la diversión.Yo en Picadilly CircusVistas de Piccadilly CircusVista de los caballos de Helios

Bueno, ahora conviene parar un poco, descansar, comer (si hay alguien que está a dieta tendrá que hacer un paréntesis en Londres, pues la manera más barata de alimentarse es en las cadenas de comida rápida) y prepararse para la tarde. ¡Aún queda mucho por ver!

Y aquí os dejo la 1º parte de Callejeros Viajeros: Londres ¡Disfrutadla!